Los encuentros: el poema de hoy

 A veces va una por la calle, triste,

pidiendo que el canario no se muera

y apenas se da cuenta de que existe

un semáforo, el pan , la primavera.

A veces va una por la calle, sola

-ay , no queriendo averiguar si espera

y el ruido de algún rostro que se inmola

nos pone a sollozar de otra manera.

A veces por la calle, entretenida

va una sin permiso de la vida,

con un hambre de todo casi fiera.

A veces va una así, desamparada,

como pudiendo enamorar a la nada,

y el milagro aparece en una cera.

II

Si, la noche te trajo. Yo, dorada,

prosa, casto limón, convaleciente,

del último quizás de tu mirada,

baje por la ternura de repente.

¿Qué hiciste entonces con tu boca urgente

en mi mano del libro enamorada?

¿Trataste como un gajo del poniente

la mano que me sigue iluminada?

No sé. No sé: enterarme de este asunto.

No sé. No sé: me conmoví despacio

(Quede la sinrazón por testimonio)

Pero recuerdo que a las nueve en punto

rodó ya carcomido en su palacio

mi corazón de estatua y de demonio.

III

Saliste tú y no el sol, de mediodía

pues llama al imposible por su nombre.

Parado en el camino como un hombre

era casi la luz que me insistía.

Tu casa estaba por la sola, fría,

y cuando nos besamos tuvo una ala

que aun debe de andar volando por la sala.

Dije que no, que tumba, que venia

un provenir de arañas, y de acero.

Dije que no, que no, lo dije, pero

la lluvia es una lágrima tan bella

(siempre a llovido donde muero y paso)

que hubo el silencio del amor acaso

y entre mis muslos progreso la estrella.

IV

(Dátil de tu mirada, gloria justa.)

Mañana volverá la primavera.

(En tus uñas de niño me perdería)

Mañana volverá la fiebre augusta.

Mañana volverá nuestra emboscada

de besos milenarios y futuros.

Mañana-pienso- y se me vuelven puros

los vicios de esta carne enamorada.

Mañana tengo una cita con tu aorta.

(No me importa la bruma, no me importa:

ya puedo hasta volverla transparente.)

Mañana bajo nubes, bajo hierros,

nos amaneceremos desusadamente

como profundos astros, como perros.

(Carilda Oliver Labra)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s