Archivo | 23 de abril de 2012

UNA HISTORIA DE AMOR

En esta historia todo comienza al revés, del final hacia el principio de un amor interminable y como el Viaje a la Semilla que dibujara un día nuestro Alejo Carpentier.

La hija acaricia el pelo blanco de la madre y observa el candor de las canas que fueron palideciendo cada año con el esfuerzo por hacer de su familia el mejor lugar posible. Han pasado tanto juntas: los tiempos difíciles de los noventa, la crianza de los hijos que le dicen abuela, la segunda boda, el divorcio tras el primer amor.

Por el momento disfruta tenerla este día de las madres y no importa si está ausente, si de nuevo le ha dado por colorear o si olvida el nombre de su hija.

Ahora toma la cuchara con el puré de malanga y atina a hacerle el avioncito hasta que encuentra el blanco.

Después limpia cada centímetro del rostro, la llena de lunares de talco y la vuelve a acostar.

Hace unos años no estaba así y su madre era la fuerza impulsora de la casa. Primero el desayuno bien temprano en la mañana, calentaba el agua para los nietos, planchaba el uniforme y despedía al esposo antes de partir para el trabajo. Sigue leyendo

¿Qué se sabe de los jóvenes de hoy?

La mayoría siente orgullo de ser cubano. Es la certeza que afloró de una indagación científica realizada durante el año 2011 entre jóvenes entre los 15 y los 29 años de edad, por investigadores del Centro de Estudios sobre la Juventud (CESJ).

El tópico alusivo a la identidad nacional fue el que aportó ese dato que entraña indudable relevancia. Los expertos, cuya muestra de investigación abarcó a todas las provincias del país, preguntaron por las motivaciones que pueden estar sosteniendo ese sentimiento de orgullo.

Y encontraron, entre las razones más recurrentes, los modos que tenemos de ser, las tradiciones culturales, religiosas, el arte, el idioma natal, y el hecho de que la nación sea independiente.

En otra de las temáticas a través de las cuales se quiso caracterizar a las nuevas generaciones, se exploró acerca de las razones que animan a quienes se identifican con algún tipo de cultura juvenil: los muchachos hablaron del placer que hay en relacionarse con otros jóvenes, en divertirse y pasar el tiempo. Los encuestados han conferido mucha importancia a compartir aficiones, gustos, actividades, y a estar a tono con la moda, entre otros intereses. Sigue leyendo

Nieto de poeta chileno Nicanor Parra recoge Premio Cervantes

Cristóbal Ugarte, nieto del poeta chileno, recogió el galardón literario otorgado a su abuelo, que por su avanzada edad no pudo viajar a España para recibir el premio.

La solemne ceremonia que tuvo lugar en el paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, contó no solo con la ausencia del galardonado, sino también con la del rey Juan Carlos, encargado de entregar este premio cada año y que aún está convaleciente de una operación de cadera.

El nieto de Nicanor Parra ha comenzado su declaración con un encargo del escritor chileno, quien ha pedido una “prórroga de mínimo un año” (hasta abril de 2013) para elaborar un discurso “medianamente plausible”, ha dicho Ugarte. Asimismo, haciéndose eco de otras palabras de Parra, Ugarte ha recordado que hace algunos años, le dijo: “He llegado a la siguiente conclusión: hay que hablar por escrito. Yo demoro seis meses en armar un discurso que se lee en 45 minutos y que parece que estuviera improvisado”. Sigue leyendo

Este libro es una despedida

Osdany Morales se considera un escritor que no siente predilección por un género literario en particular. Sin embargo, manifiesta que la literatura negra le resulta muy atractiva: «Es el bar de mala muerte donde confluyen casi todos los géneros». Los ingredientes que le llaman a leer historias de un tirón y no abandonarlas son aquellos que envuelven el erotismo, el exotismo y el melodrama. Ha leído lo suficiente a Bolaño, Chandler, Ellroy, Dostoievski, Joyce y Lezama, para llegar a tener claro que la clave para hacer creíble a un personaje en un texto literario radica en que el lector visualice una autonomía y una astucia, que al parecer, llegue dirigida por el autor, logrando que este, como relator último, tenga que dejar solo a su protagonista, tal vez ofreciéndole algunas pistas de la historia, como un contrato que ambos deben respetar. Sigue leyendo