Archivo | mayo 2012

Poque no pudieron matar al genio, un poema de Neruda

RESURRECCIONES 

Si alguna vez vivo otra vez
será de la misma manera
porque se puede repetir
mi nacimiento equivocado.
y salir con otra corteza
cantando la misma tonada.

Y por eso, por si sucede,
si por un destino indosránico
me veo obligado a nacer,
no quiero ser un elefante,
ni un camello desvencijado,
sino un modesto langostino,
una gota roja del mar.

Quiero hacer en el agua amarga
las mismas equivocaciones:
ser sacudido por la ola
como ya lo fui por el tiempo
y ser devorado por fin
por dentaduras del abismo,
así como fue mi experiencia
de negros dientes literarios.
Sigue leyendo

Siguen las incógnitas sobre la misteriosa muerte de Pablo Neruda

¿Cáncer terminal, paro cardíaco o inyección letal? Treinta y nueve años después de la muerte de Pablo Neruda, el periodista español Mario Amorós desgrana en un nuevo libro los misterios de la muerte del poeta chileno sobre la que se ciernen las sombras de la dictadura.

“En el libro yo pregunto si Neruda pudo haber sido asesinado, pero no respondo a ello”, dice a Efe Amorós sobre el libro “Sombras sobre Isla Negra. La misteriosa muerte de Pablo Neruda”, que él mismo presentó en la capital chilena.

El Premio Nobel de Literatura en 1971 falleció en una clínica privada de Santiago doce días después del golpe de Estado de Augusto Pinochet, el 23 de septiembre de 1973, debido oficialmente a un avanzado cáncer de próstata, según consta tanto en el certificado como en el acta de defunción.

Sin embargo su tercera mujer, Matilde Urrutia, sostuvo durante los doce años que le sobrevivió que al autor de “Cancionero general” “no le mató el cáncer”, sino que su fallecimiento se debió a un paro cardíaco. Sigue leyendo

LO QUE PUEDE HACER LA LLUVIA

Será la lluvia quien nos pone los ojos a media hasta y nos invita a la cama. Entonces llegan las nostalgias, las melancolías… los deseos de escapar aún refugiados en la vieja sombrilla que no resiste ni el primer viento platanero.

Pero nada como la poesía para levantar los ánimos de un día que se desploma en la llovizna.

No me pueden faltar los de siempre, Cortázar,  Neruda, Benedetti, Carlida, Gabriela Mistral, Juana de Ibarbourou y unas cuantas mujeres más que hicieron poseía con la experiencia de una vida sufrida o soñada, imaginada en medio de pasiones que descubren su encanto en la prohibición.

Por eso admiro tanto la literatura escrita por mujeres, porque encienden la llama del deseo oculto en aquellas que se resisten al cambio y se han acostumbrado a existir a la sombra entre pañales y calderos.

Ser mujer va más allá del maquillaje y de los tacones aguja, a los cuales no renuncio por tal de pertenecer al  esteriotipo de la mujer profunda.

La feminidad viene implícita en ese sexto sentido con el que se nace. Cierto olfato para ver más allá de la punta de la nariz.

Se trata del amor inmenso que se siente desde que la semilla se posa en el vientre y de los deseos de vivir que nunca se acaban ni aún después de los cincuenta.

Admiro a las que se imponen a los prejuicios y se ríen del machismo en pleno siglo XXI.

No se trata de renunciar al hombre de tu vida, sino de tener la gracia de enseñarlo a convivir en estos tiempos donde la mujer, es madre, esposa, hija, pero también una profesional que precisa de tiempo para superarse.

Siempre querré tanto a mi madre, por haberme enseñado a no bajar la cabeza ante el dolor y a luchar incluso cuando no queden fuerzas.

Por eso hoy, renuncio a la soledad de mi cuarto y me lanzo a la vida con mi paraguas roto.

Entonces, siento la lluvia, otra vez me corre por el cuerpo y produce aquella sensación olvidada. Recuerdo los días de la infancia donde corría de un lado al otro y me inventaba piscinas en los charcos o echaba a la mar cientos de barquitos de papel que no encontraban puerto.

Creo que debe ser la lluvia, porque he comenzado  a vivir esta mañana, la culpa la tiene el temporal, quizás a él deba agradecerle tanta felicidad.   (Leslie Díaz Monserrat)

Continúan las fuertes lluvias en el centro de Cuba

Dos personas están desaparecidas y otras 600 fueron evacuadas de sus hogares en la región central de Cuba debido a las intensas lluvias que caen desde el fin de semana en la zona, informaron el jueves los medios cubanos.

Los servicios de emergencia de la provincia de Sancti Spíritus, 400 km al este de La Habana, “se mantienen en alerta debido a la persistencia de fuertes precipitaciones que azotan el territorio desde el fin de semana con saldo de dos desaparecidos”, dijo la agencia cubana Prensa Latina.

“Deslizamientos de tierra y afectaciones en techos y viviendas se incluyen entre los daños reportados hasta el momento a consecuencia de las fuertes lluvias que obligaron a la evacuación de unas 600 personas”, agregó la agencia, citando a la Defensa Civil provincial. Sigue leyendo

Venden «Idolo» del cubano Wilfredo Lam en 3,2 millones euros

Reproducción cedida por Sotheby's de la obra "Idolo" del fallecido artista cubano Wilfredo Lam, que se vendió en Nueva York por 4 millones de dólares durante la subasta de arte latinoamericano organizada por Sotheby's Reproducción cedida por Sotheby’s de la obra «Idolo» del fallecido artista cubano Wilfredo Lam, que se vendió en Nueva York por 4 millones de dólares durante la subasta de arte latinoamericano organizada por Sotheby’s.
La pintura «Idolo» del fallecido artista cubano Wilfredo Lam se adjudicó hoy en Nueva York por 4 millones de dólares (3,2 millones de euros) durante la subasta de arte latinoamericano organizada por Sotheby’s.
El nuevo propietario de «Ídolo (Oya/Divinité de l’ air et de la mort), que se había estimado entre dos y tres millones de dólares, abonará cuatro millones de dólares más las comisiones e impuestos.
Esa obra fue ejecutada por Lam (1902-1982) en 1944 y forma parte del periodo en el que realizó su magistral «The Jungle», que está incluido en la colección del prestigioso Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York.
Una de las piezas más destacadas, «Desnudo detrás de la mantilla» del modernista venezolano Armando Julio Reverón (1889-1954), alcanzó un precio de martillo de 725.000 dólares (576.000 euros), ligeramente por encima de los 700.000 dólares (556.000 euros) en que se valoró.
Se quedó sin vender «Niña En Azul y Blanco» del mexicano Diego Rivera (1886-1957), que se había valorado entre 4 y 6 millones de dólares, pero que no superó la puja de los 3,7 millones de dólares (2,9 millones de euros), por lo que Sotheby’s la retiró de la venta.
(Tomado de Cuba sí)

Las mujeres colombianas amenazadas por los ataques con ácido

«De pronto uno ve que viene ese líquido hacia la cara de uno y piensa que alguien se resbaló, que se cayó, no sé, que a uno lo quieren mojar», cuenta Viviana Hernández.

«Eso» es una agresión con ácido, como la que hace cinco años le costó a esta colombiana de 28 años la pérdida del ojo izquierdo y graves quemaduras en el rostro, el pecho y una mano.

Y este tipo de ataques se ha vuelto preocupantemente frecuente en el país.

En 2010 el Instituto Colombiano de Medicina Legal registró 55 agresiones con ácido y el año pasado 42.

Y según cifras oficiales en lo que va de 2012 ya van más de 20 de estos ataques, aunque el número real probablemente sea mucho mayor.

«Tenemos conocimiento de casos que no han sido denunciados por amenazas, por miedo, por presiones», le dice a BBC Mundo Hernández, quien hace parte de un colectivo de víctimas que lucha contra la situación.

«Sólo en lo que va corrido del año ya van 100 casos. A mí me han contactado varias por las redes sociales. Hay mujeres quemadas con ácido en todos los departamentos del país».

Como Pakistán

Las cifras sugieren que el problema en Colombia ya ha alcanzado un nivel comparable con el de países como Bangladesh o Pakistán, que se cuentan entre los más afectados a nivel mundial.

«No es un crimen de pasión»

Viviana Hernández fue atacada con ácido luego de haberse separado del padre de sus tres hijos, quien nunca quiso aceptar su decisión.

«Él no lo hizo personalmente pero me señaló para que me agredieran», cuenta Viviana, a quien le virtieron el ácido en plena vía pública. «Se quedó al otro lado de la acera y de ahí me señaló».

A Gina Potes, por su parte, la agredieron en su casa de habitación. «Quien la mandó a ser tan bonita’ es lo que me dicen en el momento que me tiran el ácido, entonces el móvil yo pienso que puede haber sido la envidia, los celos», le dijo a la BBC.

«Hay muchas razones (para los ataques), principalmente se ha presentado como algo pasional, pero hay muchas: por envidia, por venganza, porque la miró feo, porque la saludó, porque no la saludó», explica Viviana.

Y las mujeres del colectivo «No más agresiones con ácido en Colombia» están luchando contra la idea de que los ataques con ácido son un crimen de pasión, por ser este un potencial factor mitigante a la hora de juzgar a los responsables de una agresión.

Después de todo, como explica Viviana, «Cómo van a decir que es algo que no ha sido premeditado, cuando han tenido el tiempo para planearlo, para contratar a alguien si no lo hicieron personalmente, para comprar el ácido, para esperarlo a uno».

Según la Asociación de Sobrevivientes al Ácido, en Bangladesh -que tiene una población tres veces y media más grande que la de Colombia- el año pasado se registraron 84 casos.

En Pakistán, por su parte, el número de agresiones anuales se estima en unas 150. Pero la población de este país del sureste asiático es cuatro veces mayor.

Y aunque la violencia contra la mujer no es un fenómeno nuevo en Colombia, los ataques con ácido son considerados una de las más crueles formas de agresión.

«Es que si tú le das una puñalada a alguien es una herida y punto; un tiro, listo; pero la quemadura con ácido marca para toda la vida», explica Hernández.

«No quieren matar a la persona, no. La intención es dañar y dejarla dañado de por vida».

Y al daño físico se le suman además daños psicológicos y económicos, «porque uno queda completamente impedido y nadie lo quiere contratar a uno», le dice a BBC Mundo.

«Y el daño familiar es tremendo. La familia queda totalmente marcada. Mi hermana me dice: ‘Vivi, yo no quiero conseguir novio porque me da miedo, uno no sabe con qué tipo de patán se mete'», cuenta esta madre de tres hijos, que culpa a su ex compañero de vida por su agresión.

Impunidad

La situación en Colombia también parece ser mucho más grave que en el resto de América Latina, pero la fGina Potes, sobreviviente de una agresión con ácidoundadora del colectivo al que pertenece Viviana está convencida de que las cosas en la región podrían ser mucho peores de lo que se acostumbra pensar.

Después de 35 cirugías en 15 años, las secuelas del ataque casi no son visibles en Gina.

«Pienso que esta es una práctica que se realiza yo diría que en todo el mundo. Lo que pasa es que, por lo menos aquí en Colombia, si yo no me paro un día y digo ‘está pasando esto, ya no más, vamos a buscar justicia, vamos a hacer tantas cosas’, esto estaría allá, escondido», le dice Gina Potes a la BBC.

Y, para ella, la forma en la que los medios de comunicación acostumbran informar sobre este tipo de ataques es en parte responsable por la situación.

«No se preocupan por educar, solo les interesa el amarillismo. Por ejemplo, están diciendo que las mujeres desfiguradas están peleando porque no hay justicia, porque no hay nada, y luego explican que en el centro se consigue el ácido a 2.000 pesos. Como que no hay conciencia a la hora de dar la noticia».

«Y entonces se nota, se ve que cada vez que sale una noticia a los poquitos días hay un ataque».

Un factor tal vez más importante, sin embargo, es la impunidad que cobija a los agresores.

«La cuestión es que siempre se denuncia y no pasa nada», dice Potes, quien fue atacada con ácido hace quince años y que, al igual que Viviana, nunca logró ningún castigo para su agresor.

Y ambas mujeres también hacen notar que bajo la actual legislación colombiana un ataque con ácido es considerado una simple «agresión personal»: un delito excarcelable que conlleva una pena máxima de diez años de prisión que pocos condenados llegan a completar.

Unidas

Es por eso el colectivo «No más agresiones con ácidos» actualmente está impulsando una reforma del código penal.

«Sólo en lo que va corrido del año ya van 100 casos. Hay mujeres quemadas con ácido en todos los departamentos del país»

Viviana hernández, sobreviviente de un ataque con ácido

Su trabajo ha empezado a rendir algunos frutos, y el pasado 14 de mayo el congreso colombiano aprobó de forma preliminar un anteproyecto de ley que eleva la pena mínima para este tipo de ataques de dos años y medio a cinco años, y la pena máxima a 14 años de prisión.

Para Potes, sin embargo, ese sigue siendo un castigo insuficiente, lejos de la pena ejemplar que podría hacer que los posibles agresores «la piensen dos veces» antes de desfigurar con ácido a una mujer.

Además de justicia, la batalla de Potes, Hernández y sus compañeras también es por mejorar la atención médica a las víctimas de quemaduras con ácido y hacer obligatorio el reporte de esas agresiones a las autoridades por parte de los centros hospitalarios -como en el caso de las agresiones por arma de fuego.

Y las mujeres también están exigiendo un apoyo integral del estado que facilite su tratamiento y luego su reinserción en la sociedad.

«Pero hasta el momento no se ha conseguido absolutamente nada, todo son pañitos de agua tibia: que sí, que sí, que sí -obviamente no nos han dicho que no- pero no se ha hecho nada», se queja Hernández.

Logo de "No más agresiones con ácido"Varias víctimas se han unido para luchar contra este tipo de ataques.

«Veo que esto no avanza, que esto se queda en más reuniones, más reuniones, se está alargando y los resultados los necesitamos ya», dice por su parte Potes, quien fue contratada para intentar hacer avanzar el tema desde la Secretaría de Salud de la Alcaldía de Bogotá.

Y no es que a estas mujeres se las pueda acusar de impacientes.

Después de todo, como explica Potes, su vida ha estado marcada por un tratamiento «largo, doloroso, costoso y muchas veces sin resultados».

«No es algo que tú te haces una cirugía y ya estás bien, sino que te haces una cirugía, tras otra, tras otra; te quitan partes del cuerpo y te dejan marcas que son imborrables para cubrir otras», le dice a BBC Mundo.

«Y cuando te quitan esa parte y te cubren otra y esa otra no funciona entonces son cicatrices que te duelen todavía más».

Se trata sin embargo, tal vez por eso mismo, de mujeres que no se van a rendir fácilmente.

Y eso tal vez le puede dar un poquito de esperanza al resto de mujeres en su situación.

(Tomado de BBC)

COMO PARA SALIR POR EL TECHO

El pasado sábado quedé petrificada frente a mi humilde televisor Panda cuando disfruté, o más bien sufrí, el último estreno de la Televisión Cubana: Salir por el techo.

Sin dudas, al espacio lo han bautizado con un nombre que muy  bien refleja los deseos del espectador después de transcurridos los minutos de transmisión, porque la propuesta sobresale por su mal gusto.

El guión carece  de frescura, originalidad y espectacularidad, ingredientes que parecen olvidados dentro de la Televisión Cubana y de los cuales sienten ansias nuestros espectadores.

Cuando supe que Otto Ortiz escribiría el espacio, guardé ciertas esperanzas porque dicho humorista ha sorprendido por sus aportes en programas como Sabadazo, ¿Y tú de que te ríes? Y Punto G, los cuales han marcado pautas, de una forma u otra, dentro de la programación. Sigue leyendo

El último escrito de Carlos Fuentes

Una felicitación para la escritora Elena Poniatowska, que hoy celebra su cumpleaños 80, es al parecer el último texto escrito de puño y letra por Carlos Fuentes antes de morir.
«¿Pobre princesa? ¿O Princesa pobre? Nada de esto: la ciudadana Poniatowska es nuestra y es rica; rica en afectos, rica por lo mucho que da y lo mucho que recibe. ¡Rica Princesa!», señala el mensaje manuscrito del novelista mexicano, Premio Cervantes 1987, publicado en el periódico Reforma.
En ese diario, del que fue colaboraror Fuentes, apareció justo el mismo día en que falleció la columna que escribiera dedicada al triunfo del Partido Socialista en Francia en las recientes elecciones.
Según el rotativo, el breve texto del autor de obras como Aura, La región más transparente y Gringo Viejo, sería enviado para su publicación este sábado. Sigue leyendo

Las conquistadoras desconocidas de América

Después de meses de surcar el océano, de esquivar piratas y de sobrevivir al hambre y al escorbuto, 80 mujeres llegaron al nuevo continente en una endeble embarcación. Era el siglo XVI y las crónicas sólo hablaban de Colón y de hombres temerarios que se lanzaban al mar. Nadie hablaba de las primeras conquistadoras.

Su historia como la de otras mujeres que se embarcaron rumbo a América lleva siglos oculta en documentos y referencias, en historias que parecen imposibles como la de la vasca Catalina de Erauso, una monja adolescente que huyó del convento disfrazada de hombre para cruzar el Atlántico.

Del otro lado del océano se hacía llamar Francisco de Loyola o Alonso Díaz bajo su armadura y su secreto. Sigue leyendo

La muerte de Donna Summer

La cantante Donna Summer, conocida como la reina de la música disco, falleció esta mañana en Florida, a los 63 años, víctima de un cáncer.

«Esta mañana perdimos a Donna Summer Sudano, una mujer con muchas dotes, la mayor de ellas su fe», expresó su familia a través de un comunicado entregado a la prensa para anunciar la triste noticia. Además, sus allegados aseguraron que estaban «en paz celebrando su extraordinaria vida y continuo legado».

A lo largo de su exitosa carrera, Summer consiguió cinco premios Grammy y ganó popularidad por temas como «Hot stuff», «Love to love you baby», «Bad girls» y «I feel love». Su último disco, Crayons , fue lanzado al mercado en 2008. Sigue leyendo