Archivo | 25 de mayo de 2012

Poque no pudieron matar al genio, un poema de Neruda

RESURRECCIONES 

Si alguna vez vivo otra vez
será de la misma manera
porque se puede repetir
mi nacimiento equivocado.
y salir con otra corteza
cantando la misma tonada.

Y por eso, por si sucede,
si por un destino indosránico
me veo obligado a nacer,
no quiero ser un elefante,
ni un camello desvencijado,
sino un modesto langostino,
una gota roja del mar.

Quiero hacer en el agua amarga
las mismas equivocaciones:
ser sacudido por la ola
como ya lo fui por el tiempo
y ser devorado por fin
por dentaduras del abismo,
así como fue mi experiencia
de negros dientes literarios.
Sigue leyendo

Siguen las incógnitas sobre la misteriosa muerte de Pablo Neruda

¿Cáncer terminal, paro cardíaco o inyección letal? Treinta y nueve años después de la muerte de Pablo Neruda, el periodista español Mario Amorós desgrana en un nuevo libro los misterios de la muerte del poeta chileno sobre la que se ciernen las sombras de la dictadura.

“En el libro yo pregunto si Neruda pudo haber sido asesinado, pero no respondo a ello”, dice a Efe Amorós sobre el libro “Sombras sobre Isla Negra. La misteriosa muerte de Pablo Neruda”, que él mismo presentó en la capital chilena.

El Premio Nobel de Literatura en 1971 falleció en una clínica privada de Santiago doce días después del golpe de Estado de Augusto Pinochet, el 23 de septiembre de 1973, debido oficialmente a un avanzado cáncer de próstata, según consta tanto en el certificado como en el acta de defunción.

Sin embargo su tercera mujer, Matilde Urrutia, sostuvo durante los doce años que le sobrevivió que al autor de “Cancionero general” “no le mató el cáncer”, sino que su fallecimiento se debió a un paro cardíaco. Sigue leyendo

LO QUE PUEDE HACER LA LLUVIA

Será la lluvia quien nos pone los ojos a media hasta y nos invita a la cama. Entonces llegan las nostalgias, las melancolías… los deseos de escapar aún refugiados en la vieja sombrilla que no resiste ni el primer viento platanero.

Pero nada como la poesía para levantar los ánimos de un día que se desploma en la llovizna.

No me pueden faltar los de siempre, Cortázar,  Neruda, Benedetti, Carlida, Gabriela Mistral, Juana de Ibarbourou y unas cuantas mujeres más que hicieron poseía con la experiencia de una vida sufrida o soñada, imaginada en medio de pasiones que descubren su encanto en la prohibición.

Por eso admiro tanto la literatura escrita por mujeres, porque encienden la llama del deseo oculto en aquellas que se resisten al cambio y se han acostumbrado a existir a la sombra entre pañales y calderos.

Ser mujer va más allá del maquillaje y de los tacones aguja, a los cuales no renuncio por tal de pertenecer al  esteriotipo de la mujer profunda.

La feminidad viene implícita en ese sexto sentido con el que se nace. Cierto olfato para ver más allá de la punta de la nariz.

Se trata del amor inmenso que se siente desde que la semilla se posa en el vientre y de los deseos de vivir que nunca se acaban ni aún después de los cincuenta.

Admiro a las que se imponen a los prejuicios y se ríen del machismo en pleno siglo XXI.

No se trata de renunciar al hombre de tu vida, sino de tener la gracia de enseñarlo a convivir en estos tiempos donde la mujer, es madre, esposa, hija, pero también una profesional que precisa de tiempo para superarse.

Siempre querré tanto a mi madre, por haberme enseñado a no bajar la cabeza ante el dolor y a luchar incluso cuando no queden fuerzas.

Por eso hoy, renuncio a la soledad de mi cuarto y me lanzo a la vida con mi paraguas roto.

Entonces, siento la lluvia, otra vez me corre por el cuerpo y produce aquella sensación olvidada. Recuerdo los días de la infancia donde corría de un lado al otro y me inventaba piscinas en los charcos o echaba a la mar cientos de barquitos de papel que no encontraban puerto.

Creo que debe ser la lluvia, porque he comenzado  a vivir esta mañana, la culpa la tiene el temporal, quizás a él deba agradecerle tanta felicidad.   (Leslie Díaz Monserrat)

Continúan las fuertes lluvias en el centro de Cuba

Dos personas están desaparecidas y otras 600 fueron evacuadas de sus hogares en la región central de Cuba debido a las intensas lluvias que caen desde el fin de semana en la zona, informaron el jueves los medios cubanos.

Los servicios de emergencia de la provincia de Sancti Spíritus, 400 km al este de La Habana, “se mantienen en alerta debido a la persistencia de fuertes precipitaciones que azotan el territorio desde el fin de semana con saldo de dos desaparecidos”, dijo la agencia cubana Prensa Latina.

“Deslizamientos de tierra y afectaciones en techos y viviendas se incluyen entre los daños reportados hasta el momento a consecuencia de las fuertes lluvias que obligaron a la evacuación de unas 600 personas”, agregó la agencia, citando a la Defensa Civil provincial. Sigue leyendo