CRÓNICA DE UNA FUTURA MADRE

A mi hijo lo imagino regordete, con una sonrisa que enamora y ciertos crespos que le caen en el rostro. La primera vez que lo tenga en mis manos, lo abrazaré por varios minutos, como quien quiere atrapar el aire, para saber que al menos, por ese momento es mío.

Seguro que lo observaré mientras duerma, examinaré su rostro y buscaré en sus cejas, rastros de la curvatura de las mías. Las piernas seguro que las habrá sacado de su padre y los ojos verdes le vendrán del abuelo, porque dicen que mientras más lejos más cerca si de genética se trata.

Para el/ ella, quisiera las mejores cosas, solo las lágrimas necesarias y un corazón de oro. Le enseñaría sobre la modestia, a levantarse cada vez que caiga y a ser fuerte ante la vida.

Quisiera que aprendiera a reír a carcajadas, que disfrutara correr por los campos, admirar la naturaleza y encontrara lo bello en lo sencillo.

Desearía tenerlo cuando me salgan canas y que me acaricie el rostro cansado de tanto vivir.

Seguro que me dará algunos dolores de cabeza, con un novia/o que no me guste o en algunas noches de fiesta que me propinen un buen insomnio.

Pero, sobre todas las cosas, quisiera que fuera feliz, desbordantemente feliz y que aprenda a amar con la misma fuerza con la que lo amaré el día que sea su madre.

(Leslie Díaz Monserrat)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s