AMOR EN EL SILENCIO

Mi padre nunca me ha colmado de besos en un arranque intempestivo. Tampoco salen con mucha frecuencia de su boca  los te quiero, sin embargo, recuerdo la vez que lloró por mí cuando defendí mi tesis de diploma.

Pero de él prefiero la forma callada en que complace mis caprichos, su preocupación constante, esa forma obsesiva de quererme, las noches de insomnio, las veces que me traía el plato fuerte del almuerzo del trabajo…

Le agradezco esa callada manera de quererme, le agradezco tanto amor y sobre todas las cosas esa capacidad de omnipresencia para estar ahí siempre que lo necesito.

(Leslie Díaz Monserrat)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s