MANOS MILAGROSAS

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuando lo tuvo en sus manos, supo que algo no andaba bien. Le había nacido un niño diferente y sentía un dolor profundo. Desde ese momento comenzó una nueva vida para la familia. Primero la depresión, luego las ansias de ver a su hijo correr por los parques.

Así llegan las madres al Centro de Neurodesarrollo de la cuidad de Santa Clara, con el deseo de hacer lo mejor para sus pequeños y lograr su rehabilitación.

El pasado 30 de junio la institución cumplió 10 años de fundada, buen momento para reunirse y festejar el aniversario.

Ildilena Martínez Villavicencio, nació antes de tiempo. Le costaba trabajo respirar y su cuerpo parecía de papel. Ahora es una niña preciosa, algo inquieta y presumida. No deja de posar ante la cámara fotográfica y luego exige ver con

detalle la instantánea.

Su abuela, María Eugenia Gallego, agradece al centro pues a este le debe la recuperación de su nieta.

En el encuentro sobraron emociones. Unos lloraban de felicidad por ver el resultado del esfuerzo; otros, por el dolor de recordar.

Todos agradecían al Doctor Jorge Erico Mederos Sotolongo, Especialista en Medicina Física y Rehabilitación, pues sin él no serían posibles estos años de trabajo.

Desde la creación del centro se han atendido más de 4000 niños con trastornos del desarrollo o riesgos de padecerlos. La institución cuenta con un grupo diagnóstico integrado por un fisiatra, un logopeda, defectólogos y técnicos de rehabilitación».

Neurodesarrollo Aniversario 10 SC RBV 26— ¿Cómo llegan los pacientes a esta institución?

—Atendemos niños de todas edades, incluso acabados de nacer, los cuales recibimos desde la sala de neonatología del Hospital Ginecoobstétrico Docente “Mariana Grajales” y de los servicios de piel a piel. Otros vienen remitidos por neurología, pediatría, o directo de las áreas de salud.

— ¿Cómo fijan la intensidad y la frecuencia de la rehabilitación?

—El grupo de diagnóstico valora al paciente y determina las áreas de mayor afectación. Por lo general, atendemos de forma diaria a los pequeños, pero las técnicas y la intensidad dependen de cada caso.

— ¿Cuál es el balance de estos años de trabajo?

—Positivo. Logramos incorporar a todos los niños que nacieron con trastornos del desarrollo o que están en riego de padecerlo y le brindamos una rehabilitación desde los primeros meses de vida. En estos momentos tenemos unos 70 pacientes y la mayor satisfacción la encuentro en observar cada avance. También me siento feliz cuando me reencuentro con antiguos pacientes que ya están rehabilitados.

—¿Con qué equipamiento cuentan?que están en riego de padecerlo y le brindamos una rehabilitación desde los primeros meses de vida. En estos momentos tenemos unos 70 pacientes y la mayor satisfacción la encuentro en observar cada avance. También me siento feliz cuando me reencuentro con antiguos pacientes que ya están rehabilitados.

—Tenemos algunos colchones y pelotas, pero nuestras manos son el principal instrumento.

Gracias a esas manos milagrosas miles de niños tienen una vida mejor. Algunos aprenden a gatear en la casona del Centro de Neurodesarrollo, otros se lanzan a correr, como quien burla a la imperfecta naturaleza, a la que no siempre le salen las cosas bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s