Archivo de etiquetas| Ancianidad

Una forma de vivir a los 90

En la vejez los años comienzan a pesar en las espaldas, ya no se goza de la misma destreza de la juventud y, a veces, los nietos se molestan cuando tienen que repetirle una explicación por segunda vez a la abuela.

Muchas familias no están preparadas para convivir con ancianos y la situación empeora si uno de sus integrantes se encuentra ante la disyuntiva de elegir entre la profesión o el cuidar a la viejita de la casa.

Por otra parte, Villa Clara ostenta los mayores niveles de envejecimiento poblacional en el país, con unos 152 mil 675 habitantes que superan los 60 años, según datos del Departamento de Atención al Adulto Mayor del Sectorial Provincial de Salud Pública.

Ante esta realidad, resulta oportuno conocer las particularidades del funcionamiento de las Casas de Abuelos en la provincia, con 24 centros en total, como instituciones capaces de influirles nuevos aires a las personas longevas, quienes también pueden disfrutar de la vida a los noventa. Sigue leyendo

Anuncios

UNA HISTORIA DE AMOR

En esta historia todo comienza al revés, del final hacia el principio de un amor interminable y como el Viaje a la Semilla que dibujara un día nuestro Alejo Carpentier.

La hija acaricia el pelo blanco de la madre y observa el candor de las canas que fueron palideciendo cada año con el esfuerzo por hacer de su familia el mejor lugar posible. Han pasado tanto juntas: los tiempos difíciles de los noventa, la crianza de los hijos que le dicen abuela, la segunda boda, el divorcio tras el primer amor.

Por el momento disfruta tenerla este día de las madres y no importa si está ausente, si de nuevo le ha dado por colorear o si olvida el nombre de su hija.

Ahora toma la cuchara con el puré de malanga y atina a hacerle el avioncito hasta que encuentra el blanco.

Después limpia cada centímetro del rostro, la llena de lunares de talco y la vuelve a acostar.

Hace unos años no estaba así y su madre era la fuerza impulsora de la casa. Primero el desayuno bien temprano en la mañana, calentaba el agua para los nietos, planchaba el uniforme y despedía al esposo antes de partir para el trabajo. Sigue leyendo