Archivo de etiquetas| Matanzas

Cuando vale la pena

Linares

Linares

Hoy reinicia la pasión:  Villa Clara vs. Matanzas, tremenda final.  Se pronostica de todo y esperemos que los naranjas, al fin, se coronen campeón. De todas maneras, cualquiera se ahoga con una espinita… 

Como a nosotras también nos encantan los deportes, aquí les dejo una excelente crónica de la colega Mayli Estévez,  porque aunque pase lo que pase, este Play off vale la pena

Otra final beisbolera y mucha agua han pasado por debajo del puente desde la 49 Serie. Y aunque los numeritos saquen apenas tres años de distancia, los mandos y el equipo han cambiado. Hay diferencias, grandes o pequeñas, las suficientes. Unos han envejecido, otros han madurado, unos no están, otros se incorporaron.

¿Qué sucederá? Mire usted, a Nostradamus no le gustaba la pelota, porque no dejó ninguna profecía al respecto, pero a flor de piel usted (que lee) encuentra las señales donde quiera. Se inventó que si el atardecer es medio naranja y sucede todos los días, por qué no habría de ser naranja también esta Serie Nacional. Se escudó en el axioma de que si Villa Clara fue el último clasificado entonces le toca ser campeón, porque en años anteriores, Ciego, Pinar e Industriales, lo consiguieron. Usted que lee lo único que pide es dejar en 18 años esta maldición que le ha privado empinar el codo y tirar la casa por la ventana. Sigue leyendo

Víctor Mesa y Ariel Pestano: Kramer VS Kramer

Algún día Víctor Mesa y Ariel Pestano se reconciliarán. O no. Por lo pronto, han logrado enfundar en un mismo saco lo que Mañach define como las tres formas cíclicas de la nacionalidad: la pelota, la bola y la bolita.

El equipo Cuba es una charada, integrarlo podría volverse tan azaroso y gratificante como sacarse un número, y una realidad de esa índole trae consigo su respectiva y amplificada cuota de rumor.

Al menos nadie puede cuestionar que ambos, Víctor y Pestano, han hecho la película un poco más atractiva, con todo el morbo y el suspense que aún no estamos capacitados para digerir. Nos hemos pasado los años especulando sin ningún fundamento y ahora que tenemos enfrente una trama con conflicto la condenamos por escabrosa. Pero no es escabrosa, sino placentera, y la condenamos, en verdad, porque no sabemos qué hacer con ella. Sigue leyendo