Archivos

ASÍ DE GRANDE

padre-e-hija (1)Inmenso. Así lucía papá cuando llegaba del trabajo. Dejaba a un lado la vieja maleta negra para abrirme los brazos. Como bailarina a punto de realizar un salto inigualable me lanzaba hacia él. Entonces me zarandeaba por el aire y reía. Reía como una loca. Explotaba de felicidad.
No recuerdo regaños. Siempre estaba ahí. Con esos ojos verdes que parecían lunas de esmeraldas. Me corría por toda la casa con la cuchara en la mano. Al final el avioncito llegaba al aeropuerto de mi boca después de recorrer kilómetros desde la cocina hasta la sala. Sigue leyendo

Anuncios

MI VIDA EN UNA COLA

índiceEn estos días provoqué una catástrofe en materia colística. Algo así como una tercera guerra mundial. Desde entoces evito pasar por esa tienda. Supongo que hayan colocado un cartel de SE BUSCA en uno de sus cristales. Imagino mi foto de pefil, con la cabellera rubia y el gran cartel en rojo: PROHIBIDA SU ENTRADA.

Como de costumbre salí del trabajo directo para la cola. Iba a comprar un picadillo de pavo, pues mi mamá me notificó que la casa estaba en opción cero. Justo cuando llegué sacaron detergente Paloma. La vida me sonreía. Ahora sí iba a matar dos pájaros de un tiro.

Inicié mis cuentas matemáticas. Resté, dividí y multiliqué por 24. Todo iba de maravillas. Estaba tan emocionada que di la cola doble. La hilera creció. De respente se acumularon como doce personas en el mostrador.  Sigue leyendo

IRREMEDIABLEMENTE ENAMORADA

descargaCon él experimentó un amor a primera vista. Desde los 8 años supo que lo amaba irremediablemente. Ahora no puede dormir con tranquilidad. Se retuerce en la cama, acomoda la almohada, estira los pies. Las ideas no quieren salir de su cabeza. Una lluvia de palabras le interfiere el sueño.

No le queda más remedio. Abandona el cuarto y abre con desgano la laptop. Toma los espejuelos y comienza a crear. La boca entre abierta delata la complacencia del momento. Encuentra la felicidad en la conjugación perfecta de un verbo. Las oraciones se agolpan en la mente y salen a una velocidad espantosa, mientras maltrata el teclado de la computadora con la yema de los dedos. Sigue leyendo

COSAS DE MUJERES

Foto: Carolina Vilches

Foto: Carolina Vilches

La vida de la mujer cubana tiene sus encantos. Podemos decir que las nuestras son todoterrenos, seres extraordinarios que aprendieron a sobrevivir a las condiciones más extremas.

Si no que lo diga mi abuela, esa señora que aprendió clases de magia culinaria en los tiempos más duros del período especial. En aquello años triunfó con su platillo de mortadela líquida, un engendro malévolo capaz de acabar con el estómago más resistente. Pero abu tenía algunos truquitos y a la hora de la comida la sustancia sabía a gloria.

Tuve el privilegio de crecer en una familia coronada por mujeres excepcionales, guerreras, luchadoras, sensibles, prácticas, independientes, afectuosas, inteligentes.

Sigue leyendo

EL DÍA QUE CONOCÍ A CHALA

ChalaSalí más tarde del trabajo. Las guaguas estaban infernales y la salvadora ruta 8 no tenía muchas ganas de aparecer. Extenuada por el peso de unos tacones desacostumbrados para mí, decidí romper la etiqueta y sentarme en un quicio.

Al rato, sentí un dedo pequeño en mi hombre. «Señora», me decía casi en susurro. Enseguida atendí el llamado de ese alguien que osaba llamarme señora, todo un insulto para la vanidad femenina de una veinteañera.

Su cara atajó mi mal humor y hasta me provocó una sonrisa de compasión. Allí estaba él, con el uniforme desecho, a las 6 de la tarde y sin la menor idea de cómo llegar a la casa. Sigue leyendo

EL LLANTO DE UN STRADIVARIUS

 

Fotos: ramón Barreras

Lo confieso, la naturaleza no me premió con el talento musical. Abuelo entonaba con la perfección de los dioses, pero yo soy el terror de la armonía. Tampoco puedo hacer disertaciones sobre el estilo barroco o marcar las diferencias entre el canto gregoriano y las obras renacentistas. Pero eso sí, distingo al vuelo la buena música, la olfateo, puedo sentirla desde los primeros acordes. 

Así lo percibí con la Camerata Romeu. Con esta agrupación experimenté un amor a primera vista durante el concierto que ofreció el sábado en el teatro La Caridad. Quedé impresionada. Sigue leyendo

BESAR EL CIELO

Fotos: Carolina Vilches

Fotos: Carolina Vilches

Tenía unos dientes grandísimos. Casi no cabían en su boca. Siempre intentaba tener los labios sellados y evitaba sonreír. A veces, las carcajadas llegaban de repente y explotaban en un gesto de espontaneidad. Luego se llevaba las manos a la cara, como si una pena desmedida le inundara el rostro.

Cada visita al dentista le erizaba los pelos. El doctor tenía cierto aire de misterio. Permanecía serio ante un sillón al que le salían brazos elásticos. Esos tentáculos devoraban dientes. La primera vez la engañaron con el cuento de la fresita. Lejos de encontrarse con la fruta roja del refresco Toki, apareció ante su vista una máquina asesina, capaz de taladrarlo todo.

En una ocasión intentaron atragantarla con un molde infernal que colocaron en su boca para hacerle la impresión. Luego se divertía con la imagen en yeso de sus propios dientes. Sigue leyendo